miércoles, 23 de mayo de 2012

Hijos, se reciben pedidos...

A veces me gustaría cubrir el dolor de mis hijos de cualquier manera, sin saber cómo abrazarlos infinitamente, pero no siempre se puede, no siempre logro llegar hasta ellos y hacerles llegar mi cobijo.
Mis 85 me tornan frágil, pero no por ello menos voluntariosa.
No podrán conmigo los años, no señor.
No me quejo, tengo una buena vida.
Lo más importantes, hijos, es el presente, no lo olviden.
Les dejo un beso y les recuerdo que recibo pedidos, por si quieren que les teja algo para este invierno, será una manera de acariciarlos cada vez que usen la prenda que yo con tanto afecto les hice para ustedes.
Los quiero, hoy necesitaba decirlo.
Los espero, siempre, siempre.
Los abraza.
                                                         Mamá

1 comentario:

Alejandra Tejedora dijo...

Que hermosas palabras y que bellos sentimientos!! Soy una convencida que todo pasa por y para algo, y así encontré tu blog. Cuanta verdad en tus palabras! Te dejo un beso y un abrazo muy fuerte!!!!
Alejandra